El vallenato: la naturaleza de su evolución y la importancia de sus hacedores

Con el aporte de artistas como Alfredo Gutiérrez, Emiliano Zuleta, Los Hermanos López, Colacho Mendoza, Diomedes Díaz, Jorge Oñate, Rafael Orozco, entre otros grandes juglares y cantautores., se consolida la trascendencia que tendría el vallenato a nivel nacional e internacional.

En el 2013, que el vallenato fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación por el Consejo Nacional de Patrimonio del Ministerio de Cultura y en diciembre del 2015 fue incluido en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco,

Una breve mirada a la historia

El folclor vallenato es una amplia expresión cultural que abarca el arte, música, literatura e historia de la tradición del pueblo vallenato y sus alrededores, lo que era conocido antes del nacimiento del Departamento del Cesar como el Magdalena Grande. Los inicios del vallenato cuentan historias de tiempos difíciles, cuando por su naturaleza campesina y acogida por la servidumbre, era estigmatizado y concebido en el imaginario colectivo como concerniente al vulgo. No obstante, con el paso del tiempo, requirió el apasionado ahínco de los hacedores de esta música para lograr consolidarse, en primera instancia, en el corazón de su región.

El auge de la guitarra como instrumento que llegó con los colonizadores y que tuvo un especial florecimiento en el sur de la Guajira y el norte del Cesar., dio paso al acordeón marcando el primer indicio de evolución en la musicología vallenata. El resto de la historia es bien sabida por casi todos: tras años y años de canciones y conquistas., recién creado el Departamento del Cesar, siendo Alfonso López Michelsen Gobernador y con la autoría intelectual de Consuelo Araujo Noguera, sumado a los aportes mancomunados de Rafael Escalona y hasta el mismísimo Gabriel García Márquez, nace el Festival de la Leyenda Vallenata.

Evolución y consolidación como patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación

Con sus más de 50 años de realización, el Festival Vallenato ha logrado posicionar este género en Colombia y el mundo. Tras generaciones, la ejecución de sus cuatro aires ha ido sumando instrumentos musicales que se constituyen en una estructura armónica que mantiene y readapta la vigencia en el tiempo de la identidad del vallenato. Es así que puede establecerse un antes y un después de este universo musical: el vallenato primigenio de caja, guacharaca y acordeón; y “la nueva ola” que agrega instrumentos eléctricos, percusión, de viento, sintetizadores, entre otros.

Es en el año 2013, que el vallenato fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación por el Consejo Nacional de Patrimonio del Ministerio de Cultura y en diciembre del 2015 fue incluido en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, en procura de la salvaguardia urgente de una de las tradiciones más importantes de Colombia. Dicha iniciativa surge por la acelerada demanda de la industria musical regida por las nuevas generaciones y en cuyo precipitado ritmo ha ido perdiendo parte de la esencia característica del género.

“Lo malo de dar un paso adelante es olvidarse del paso dado. Avanzar es inevitable y necesario, lo malo es olvidar la esencia”, es la premisa con la que la Fundación Upar Awards decidió liderar la iniciativa de crear los premios en la cuna del patrimonio cultural, para otorgarle un reconocimiento digno a los artistas y personajes, conocidos y no tan conocidos, que también han aportado para que esta música sea el icono representativo que es hoy en día.

El periodista y especialista en difusión de música vallenata, William Rosado Rincones, menciona que con el tiempo si se ha perdido la esencia del vallenato tradicional, pero que todo tiene que ir evolucionando, el problema es cuando los grupos modernos desfiguran o interpretan erróneamente la naturaleza que tiene este género musical, “Los mismos juglares así lo decían, el maestro Alejandro Durán dijo que pena decir yo que el vallenato no evolucione, lo raro era que no o que evolucionara yo, la música tiene que evolucionar, pero se olvidan de las raíces auténticas, yo creo que se puede evolucionar pero conservando la raíz.”, William Rosado Rincones.

El todo es la suma de sus partes. Hoy por hoy el protagonismo en la música vallenata no solo reside exclusivamente en el cantante y acordeonero. Parte del carisma característico de un álbum es el sello distintivo que imprimen los músicos, aunque el cambio de un instrumento a otro parezca mínimo, puede aportar color y dota de personalidad a una canción. De igual forma sucede con el trabajo de productores, managers y todos los actores que de alguna forma u otra juegan un papel primordial para que el vallenato logre un mayor alcance y desarrollo. Es así que la fundación organizadora de los premios Upar Awards crea 35 categorías buscando abarcar todos los ángulos de este amplio universo y reivindicar el importante trabajo de muchos protagonistas invisibles del folclor vallenato.

El reconocido folclorista y locutor Álvaro Alcides Alvares Carrillo, también conocido como “Triple A”, nos dijo lo que pensaba acerca de las nominaciones de la fundación Upar Awards, “Esto que está sucediendo con los premios me parece importante, que en Valledupar la meca del vallenato se halla dado a la tarea de seleccionar y es coger a quienes le aportan a esta música, porque hay personas que no tocamos un instrumento y es mi caso, yo no toco un instrumento, imito y copio una frase que nos dijo el maestro escalona “para hacer música no se necesita saber tocar un instrumento, porque la música es como el oro, es algo divino y viene de Dios”, entonces uno le aporta desde su ángulo lo que el público crea que uno hace bien y reconoce. Darles motivación a los nuevos talentos me parece importante y se inicia un nuevo ciclo para la música vallenato”.

¿Por qué es importante esta iniciativa que tienen los premios Upar Awards, en la industria musical vallenata?

William Rosado “Precisamente sacarlos a la luz pública y eso marca un hito, porque vamos a reconocer y vamos a incentivar aquellas personas que estaban de pronto detrás de los telones, detrás de bambalina, entonces el vallenato con esto muestra que tiene una amplitud, que tiene un radio de atracción…, para que se conozcan sus elementos sus artistas y es una manera también de visibilizar el género de una manera integral.”

“Para la industria vallenato debe ser una plataforma, porque nosotros nos estábamos acostumbrando a las grandes empresas que vienen de Bogotá, Medellín, las casas disqueras, acá en Valledupar tienen que motivarse los empresarios y conformar buenos sellos, respaldar a los nuevos talentos…, me parece que es momento que los empresarios vallenatos deben aprovechar, porque acá hay una cantidad de talento que son inatajables.” Álvaro ‘Triple A’.